Aprende cómo distribuir el contenido de una web

¿Cuál es el factor clave que lleva a que una persona acceda frecuentemente a una web, compre un producto, o haga uso de unos servicios? Te damos los puntos más importantes que has de revisar para que tu página web sirva a su propósito de la forma más eficiente y eficaz posible.

Últimamente se viene prestando mucha atención al comportamiento de los usuarios de Internet a la hora de navegar por una web. Es muy común encontrar los llamados «mapas de calor» (heat maps) que muestran el contenido más valorado de una página.

Qué es un «mapa de calor» y para qué sirve

Un mapa de calor es una representación gráfica de las zonas de mayor interacción de los visitantes en una web determinada. Se elabora utilizando tecnología que permite captar el recorrido visual que siguen los usuarios en una determinada página, y combinándolo con un seguimiento de los movimientos e interacciones del ratón. Estos mapas de calor son utilizados para exprimir al máximo el rendimiento de una página, distribuyendo de la forma más efectiva posible el contenido que se desea mostrar al visitante.

Fuente: www.tobii.com

Cómo distribuir el contenido de tu web

Según varios estudios, la parte más visible de una página es el lado izquierda (sobre todo la esquina superior). Por ello se recomienda insertar ahí el contenido más importante, además del logotipo o eslogan que defina tu marca y el objetivo de tu web.

Además, piensa en la cantidad de texto mostrado en la página de inicio. Dicho texto debe servir para captar la atención del visitante y animarlo a continuar navegando por el sitio, pero cuida de no saturar con demasiada información, ya que podría cansar al lector y hacer que abandone la página sin explorarla más a fondo.

Elige bien tus banners

Si deseas atraer la atención de los visitantes a un determinado punto, has de actuar sabiamente. Es muy posible que quieras que tus visitantes hagan clic en un determinado banner (sobre todo si participas en algún programa de afiliados). Sin embargo, has de considerar que está demostrado que existe un cierto grado de «ceguera generalizada» ante cualquier tipo de anuncio publicitario o banner. Es decir, que el visitante tiende a ignorar los banners, sobre todo cuando una web está sobresaturada de este tipo de objetos.

No obstante, creemos que los banners no tienen por qué afectar negativamente a una página. Un banner bien diseñado y colocado, puede resultar muy efectivo y proporcionar el beneficio que se busca obtener. Si consigues ofrecer al visitante exactamente lo que busca, siempre acertarás.

¿Qué otros factores consideras importantes a la hora de planear la distribución del contenido de tu web? Comparte tus ideas con nosotros 🙂