Guest post: Los pilares de la comunicación digital

¿Aprovechar la web 2.0 para promocionar tu negocio? Sí, por supuesto. Pero no se trata de crear un perfil en Twitter y lanzar mensajes sin ton ni son. La comunicación es inherente a todo negocio, tal como ocurre con las personas. Sea emisor activo o no, un negocio comunica por sí solo. Por ello, antes de empezar, ten en cuenta los 5 pilares sobre los que se sostiene la comunicación digital de la mano de nuestro invitado, Roger Bretau: blogger y experto en marketing, comunicación y negocios en entornos digitales. 

La comunicación online de tu empresa no es un asunto menor. Según mi experiencia en dicho ámbito, hay algunos aspectos sobre este tema que deberías contemplar siempre. Son los siguientes:

1) Traza una estrategia

¿Has abierto una página de Facebook o una cuenta de Twitter? Bien. Pero… ¿te has preguntado antes si podrás gestionarlas a nivel de tiempo, si son los canales adecuados para tus objetivos o si tienes el contenido adecuado para nutrirlas? Si la respuesta es negativa –y menos que tengas mucha suerte- tienes mucho trabajo por hacer.

De este ejemplo se desprende algo similar a una moraleja de la comunicación digital: tener una visión estratégica es absolutamente fundamental.

Puedes apoyarte en el post que escribí sobre cómo entrar una marca en medios sociales, en el que la visión estratégica es clave.

2) Asegura tu capacidad de comunicación

¿Qué es la comunicación online para una empresa? No deja de ser lo que dice y muestra en las diferentes plataformas digitales. Por lo tanto, ¿no te parece evidente que es una tarea de vital importancia?

En otras palabras, dejarla en manos de personas que no disponen de los conocimientos necesarios para dicho fin es equivalente a dejar construir la marca ‘offline’ de tu empresa a alguien que no sabe cómo hacerlo. ¿Cómo debes hacerlo, pues? Buscas mucha información, léela detenidamente, relaciónala con tu negocio, investiga lo que hace tu competencia, consulta en: foros, grupos de redes sociales para profesionales, en los comentarios de Blogs y webs especializadas. O también, puedes buscar ayuda profesional, bien incorporando a alguien experto en dicho ámbito o bien externalizándola. Aún así, no deja de ser importante que tengas conocimientos de estrategias de comunicación digital. Ya que podrás saber transmitir mejor lo que deseas, así como medir lo que te aporta la ayuda profesional.

De hecho, te recomiendo que, aunque quieras externalizar alguna parte de la comunicación, te dotes internamente de un profesional con conocimientos y experiencia en comunicación digital.

3) Diferencia lo masivo de lo segmentado

Acuérdate de esto: la marca puede llegar a ser muy masiva, pero las campañas que realices para darla a conocer no tienen que serlo. Lo de comunicar “a todo el mundo” puede hacerse, pero es mucho más efectivo agrupar a las personas a quien quieres llegar por grupos –llamados segmentos- a la hora de plantear la comunicación.

En esto consiste precisamente la segmentación, en decidir a qué grupos de consumidores encaminarás tus productos y, por consiguiente, los mensajes que transmitirán las aportaciones de  valor de los mismos.

Una vez hecho esto, deberás decidir qué canales utilizarás para comunicarles dichas aportaciones de valor, algo que está totalmente relacionado con el punto 1, es decir, la estrategia.

4) Prioriza la calidad del contenido

Antes se decía que el contenido es el rey. Ahora se debe añadir algo al respecto: solo el contenido de calidad es el rey. Esto ocurre por dos motivos:

  • Hay mucha información en internet: si tu contenido no es de calidad, el usuario acudirá a otras fuentes
  • Google cada vez prioriza más la calidad del contenido que aportas, que fundamentalmente –no únicamente- la mide cómo se comporta el usuario al interactuar con el mismo

Es muy recomendable que utilices una estrategia de marketing de contenidos, enfocándote en lo que le es útil a tu consumidor y, a ser posible, siendo original. ¿Sabes qué es y cómo se hace? Te cuento algunas formas de hacerlo.

5) Mide todo lo que puedas

Mi recomendación es que pienses y escribas qué es lo que quieres controlar sobre tus acciones de comunicación online, es decir, que midas el resultado de las mismas mediante kpi’s concebidos estratégicamente.

Solo midiendo el resultado de tu comunicación podrás mejorarla, pero al mismo tiempo hacer el ejercicio de saber qué debes medir es totalmente estratégico, puesto que te ayudará a saber si tu dirección es la correcta desde el inicio y si dispones de las herramientas de medición adecuadas.

Por ejemplo, puedes medir el tráfico de tu web mediante Google Analytics, estableciendo una serie de indicadores clave –o kpi’s, en inglés-. Un consejo en este punto: no te quedes solamente con el número de visitas que recibe tu web; piensa por ejemplo en el tiempo que pasan visitando tu web o la tasa de rebote.

También puedes medir el efecto de tus campañas en redes sociales, pero no lo hagas solo en términos de “Me gusta” en Facebook o retweets en Twitter: debes ir más allá, focalizando tus esfuerzos de medición tanto en cantidad como en calidad. Una premisa de calidad en una página de Facebook es que la comunidad sea activa, por poner solo un ejemplo.